La Ley del Secreto Bancario y las remesas familiares

El 11 de septiembre del año 2021 el despiadado terrorismo mostró su cruel poder destructor derribando las famosas Torres Gemelas ubicadas en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. A partir de entonces se fortalecieron muchas áreas en el sistema financiero estadounidense, sin mencionar otras igualmente fortalecidas.

Derivado del fortalecimiento al control sobre transacciones maliciosas en el movimiento de las finanzas a nivel mundial, particularmente en Estados Unidos, La Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN por sus siglas en inglés), delegó su autoridad para el análisis de cumplimiento dentro de la Ley del Secreto Bancario (BSA por sus siglas en ingles), al Servicio de Recaudación de Impuestos muy conocida como el IRS por su nombre en inglés.

Esta Ley dicta e instruye a instituciones financieras cómo proceder sobre las transacciones por montos elevados de dinero y toda actividad sospechosa, tal como la identificación del origen, el volumen y el movimiento de divisas y sus registros.

(En Estados Unidos, aunque la situación migratoria de una persona sea irregular, de todos modos está sujeto al pago de impuestos por los ingresos que genera. Y todos los datos, cálculos registros es de pleno conocimiento federal).

En este contexto, el remesador obviamente está sujeto al cumplimiento de esta Ley y debe recibir información oportuna y transparente relacionadas al pago por transferencias.

Aparte de ello, el que envía dinero también debe recibir el apoyo para no ser víctima de chantajes, engaños, extorsiones, estafas y demás prácticas desleales.

En tal sentido se debe saber que las remesas familiares enviadas a todo el mundo desde Estados Unidos lleva un filtro y un control sistemático, el cual no ha detenido ese flujo de oro verde que sostiene en buena parte la economía de muchos países.

Guatemala ha recibido más de 11 mil millones de dólares en el año 2020, según las cifras proporcionadas por la banca central.

Este ha sido un registro histórico que sigue al alza año con año.

Los receptores de este dinero lo utilizan para sufragar sus gastos como alimentación, vivienda, salud; lastimosamente muy poco se destina a la inversión y el ahorro porque todo lo demás se “gasta” sin tener un aprovechamiento planificado sobre su producción y multiplicación.

Las remesas familiares tienen un filtro a través de la Ley del Secreto Bancario y todo un tejido de control.

Si a ello se le aplica un programa de aprovechamiento en los países de origen, sistemáticamente se podría de alguna manera regular el flujo migratorio de una manera organizada y con planificación en donde los países de origen de la migración y grandes receptores de remesas se conviertan en socios comerciales de los países desde donde se origina el flujo del oro verde (dólares).

Ambos países ganarían y obtendrían lo que buscan sus habitantes.

Te sugerimos:

El desafío del voto guatemalteco en el extranjero

El Número Individual de Identificación Tributaria (ITIN) en el Sistema Tributario Estadounidense

El Número Individual de Identificación Tributaria (ITIN)

Síguenos:

Síguenos en nuestras Redes Sociales
Facebook:@ChapinesUSA
Instagram: @chapines_usa
Twitter: @USAchapines

Síguenos en nuestras redes

Derechos reservados 2021

Show Buttons
Hide Buttons