La dura historia de Kevin Cordón en un año lleno de adversidades y un cuarto lugar olímpico que sabe a gloria

Para que el zacapaneco pusiera en alto el nombre de Guatemala tuvo que pasar una serie de adversidades, las cuales te contamos a continuación.

El zacapaneco Kevin Cordón hizo vibrar a Guatemala al clasificar para las semifinales en el torneo de bádminton en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. A pesar de haberse quedado sin medalla, su logro significó mucho para el país. 

El atleta arribó al territorio nacional el miércoles 4 de agosto. Antes de su llegada, en redes sociales se hizo una convocatoria para recibirlo en caravana, la cual encabezaron sus padres.

Fue un evento tan trascendental como emotivo. La gente salió a las calles y avenidas de la ciudad de Guatemala para recibirlo con aplausos y cohetillos. Hubo quienes corrieron  el trolley donde iba Cordón para tomarle fotografías, sacarse selfies y pedirle un autógrafo.

Decenas de personas salieron a las calles y avenidas de la ciudad de Guatemala para saludar al atleta. (Foto: Diario de Centroamérica)

Las adversidades de Kevin Cordón 

Para que Cordón se clasificará a las justas de Tokio tuvo que atravesar por una serie de adversidades que pasarán a la historia junto con su logro. 

Su entrenamiento como badmintonista se paralizó a mediados de marzo de 2020, pues en ese mes se confirmó el primer caso de covid-19 en Guatemala y el gobierno tomó medidas de prevención, entre ellas cerrar el país.

Cordón, con las ganas de clasificarse a los Juegos Olímpicos, un día fue al salón de la Parroquia San Francisco de Asís, de su natal La Unión, Zacapa, y vio la oportunidad para retomar su rutina.

“Un día fui a echar la mirada al salón para ver cómo estaba la altura, la luz y el espacio. Tiene las mismas medidas de una cancha de bádminton. Entonces, llamé al padre y le expliqué que no podía perder el ritmo del juego porque no sabía cuándo empezarían los torneos. Él no me puso ninguna traba, solo me dijo que lo apoyara con el pago de la energía eléctrica y demás. Luego hablé con el alcalde y con la Policía y me dieron el visto bueno”, comentó a ESPN Digital en septiembre de 2020.

En La Unión hay un polideportivo, pero en ese momento era utilizado para las emergencias provocadas por el covid-19. Ahora, funciona como centro de vacunación. 

Fue en el salón parroquial donde Cordón entrenó cinco horas al día bajo la supervisión del técnico indonesio Muamar Qadafi y del guatemalteco José María “Chema” Solís.

Dio positivo a covid-19 

Otra de las adversidades que atravesó el atleta zapaneco fue haber dado positivo a coronavirus. El resultado fue confirmado el 30 de diciembre de 2020 y, según dijo a los medios locales, tuvo “mucha fiebre y perdió el olfato”.

Siete meses después del resultado, el atleta tuvo su primera competencia en los Juegos Olímpicos. Se esforzó tanto que consiguió llegar a la semifinal con el dánes Viktor Axelsen, actual campeón de bádminton.

Con todo esto, sin duda, Cordón demostró ser un atleta de alto rendimiento y que, seguramente, vivirá en la memoria de los guatemaltecos que estuvieron pendientes de sus jugadas en Tokio, Japón.

Kevin Cordón junto a su entrenador indonesio Muamar Qadafi en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. (Foto: Efe)

También podrías leer

Kevin Cordón, el guatemalteco que se posicionó como cuarto mejor del mundo en bádminton

Conoce a la jalapaneca Scarleth Ucelo, la 12 mejor pesista olímpica del mundo

¡Histórico! El dreamer Luis Grijalva lleva a Guatemala a la final de 5 mil metros olímpicos

Síguenos en nuestras redes

Derechos reservados 2021

Show Buttons
Hide Buttons

Gana una camisola autografíada

por Carlos "El Pescado" Ruíz